CRISOPAK – Crysoperla carnea

DEPREDADOR DE PULGONES

Chrysoperla carnea es un depredador muy común de numerosas especies de pulgones. Su aplicación más frecuente está dirigida al control de pulgones como Macrosiphum sp. y Myzus sp. en diversos cultivos, como pimiento, fresa, berenjena y plantas ornamentales, entre otros.

Presentación: 1000 larvas

Sólo los tres estadios larvales de Chrysoperla carnea, con su característico aparato bucal mandibulado, son depredadores activos, mientras los adultos se nutren de polen, néctar y otras sustancias azucaradas. Las hembras deponen los huevos, con el típico pedúnculo, en las proximidades de las colonias de pulgones. Las larvas inmediatamente después de nacer, son capaces de nutrirse de presas y, además de pulgones, también pueden utilizar otras fuentes de alimento como ácaros, huevos de lepidópteros, trips, cochinillas y otros insectos pequeños. A unos 25ºC necesitan 2-3 semanas para completar el desarrollo desde huevo a adulto, aunque Chrysoperla carnea es muy adaptable incluso en condiciones ambientales desfavorables y con amplias fluctuaciones térmicas.
Las larvas mezcladas con un material dispersante son distribuidas cuidadosamente sobre la vegetación, incluso durante varias veces, insistiendo especialmente en las zonas más infectadas. La cantidad de referencia es de 10-20 larvas por m2, pero cantidades inferiores son también eficaces para inocular este versátil depredador en los cultivos.

 

Fuente:  https://www.agroteibe.com/