Coles de bruselas

CULTIVO DE COLES DE BRUSELAS

CLIMA

Prefiere zonas húmedas y frescas. Hay que saber que estas plantas pueden inducirse a floración por el frío a partir de las 6 semanas.

SUELOS

Puede cultivarse en cualquier tipo de suelo, pero prefiere los arenosos y calizos, siendo el pH deseable alrededor de 7. En los suelos muy ricos en materia orgánica pueden aparecer plantas muy vigorosas y cogollitos muy flojos; esto mismo puede ocurrir como consecuencia de un exceso de abonado. Los suelos no deben ser propensos al encharcamiento.

ABONO

La materia orgánica debe aportarse en un cultivo precedente o bien muy hecho. Como norma general se puede hablar de unas necesidades en elementos minerales de entre 180 a 250 unidades fertilizantes de nitrógeno, 100 a 150 de fósforo y de 250 a 300 de potasa. La distribución del abono es conveniente hacerla en repetidas veces, pudiéndose emplear tanto abonos simples como complejos.

SIEMBRA

El sistema normal de siembra es el de semillero con posterior plantación en terreno definitivo. La producción del semillero debe ser de unas 400 plantas/ m2, para lo que se necesitan de 2 a 4 gramos de semilla, según el calibre de la misma.

PLANTACION

El trasplante se realiza de 30 a 35 días después de la siembra. Se emplea un marco de 0,80 a 0,90 m. entre ríos y 0,35 o 0,55 entre plantas según sea la recolección única o escalonada.

HERBICIDAS

El empleo de este producto limita el posterior cultivo en el mismo campo de remolacha, espinaca, sorgo, maíz, y avena incluso hasta 14 meses después del tratamiento. También se puede utilizar. Uno de los productos aconsejados es Trifluralina o Pendimetalina

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Los insectos del suelo (gusanos blancos, gusanos grises, noctuidos, etc.) se pueden combatir en presiembra con clorpirifos y en post emergencia con piretroides y fosmet.

Las plagas mas frecuentes son la mariposa (Pieris brassicae), cuyas orugas devoran las hojas; las orugas de la polilla, que excavan galerías en las hojas; la mosca (Chortophila brassicae), que deposita sus huevos en los tallos de las plantas jóvenes; la cecidomia que deposita los huevos en la base de las hojas jóvenes del cogollo provocando la no formación de la cabeza; la falsa potra, cuyas larvas producen en los cuellos de las plantas unas agallas en las cuales viven; el noctuido cuyas larvas devoran las hojas y los cogollos, excavando galerías y dejando sus excrementos y las pulguillas, que producen numerosas perforaciones en las hojas, sobre todo en los períodos secos y cálidos. Puede obtenerse una adecuada protección contra todas las plagas que se han citado con tratamientos periódicos a base de triclorfon.

Los caracoles y babosas se combaten con metaldehido granulado.

El Mildiu, que produce manchitas amarillas y angulosas, con una eflorescencia blanca en el envés, y el negrón o alternariosis, que produce manchas negras, redondas y en forma de anillos concéntricos, son las enfermedades más corrientes y se pueden combatir con cobre.