Alubias: Control del gorgojo (Acanthoscelides Obtectus)

La plaga del gorgojo constituye un serio problema mundial en todos los puntos donde se cultivan las diferentes variedades de alubia. Las fases más susceptibles del ataque del gorgojo son las de madurez fisiológica y comercial, de ahí la necesidad de recoger las habas lo antes posible una vez alcanzada la madurez.

La temperatura y la humedad influyen en la fecundidad de los granos almacenados. Si la humedad relativa es inferior al 55% la influencia de la temperatura es baja, pero la fecundidad aumenta con la humedad, siendo 25ºC y 90% de humedad relativa las condiciones más favorables para la semilla.

Por debajo de 7º C de temperatura no se desarrolla el embrión del gorgojo y si estas condiciones se prolongan, se provoca una fuerte mortalidad de los huevos. Las temperaturas elevadas también provocan la muerte de las larvas e impiden el desarrollo embrionario.

La presencia de insectos adultos en campos de cultivo en nuestra región se inicia cuando se alcanza la madurez fisiológica de las vainas, momento en que éstas adquieren un color blanquecino. El inicio de su ciclo reproductivo ocurre cuando las vainas están ya secas y se observa madurez comercial. En este momento los gorgojos perforan las vainas con su aparato bucal e introducen los huevos en la sutura ventral, normalmente sobre la semilla.

En los terrenos de cultivo, el control deberá efectuarse mediante la aplicación de tratamientos fitosanitarios, La aplicación de tratamientos en el campo no exime de la necesidad de tratar las semillas después de la recolección, pues aunque la semilla esté poco atacada por el gorgojo, la mínima presencia de semilla atacada deteriora el valor comercial de la cosecha y puede desencadenar la reinfestación en el almacén.

Después de la recolección se puede limitar el desarrollo del gorgojo mediante:

  • Envasado al vacío
  • Desinfección con piretrinas naturales
  • Congelación

El envasado al vacío puede alcanzar eficacias de eliminación del gorgojo del 100%. Conviene revisar los envases por si pierden el vacío, en caso de que esto ocurra habrá que reciclarlos.

La congelación del grano a -20 ºC durante 24 horas garantiza la desinfección siempre que la humedad de las semillas sea del 16-17 %. Si la humedad es ligeramente superior se logran eficacias satisfactorias aunque alguna larva aislada puede lograr el desarrollo embrionario.

La recolección de las vainas, el secado, desgranado, limpieza y congelación, debe hacerse pronto y con rapidez. Después de congelar el grano es conveniente secarlo, ya que las semillas exudan humedad que favorece el desarrollo de hongos.

Si donde se va a conservar o almacenar el grano puede producirse la reinfestación del gorgojo, conviene protegerlo mediante la aplicación de piretrinas naturales (1.5 kg/T de grano). La congelación del grano no tiene ningún efecto sobre la calidad culinaria ni sobre la germinación siempre que el periodo de congelación no sea prolongado.