Contenidos:

  • Noticias

Cultivo ecológico

Fresón


VARIEDADES DE 

         FRESONfresones

Produccion constante, resistencia

variedad  San Andreas 

Hojas y frutos grandes.


Buen sabor produccion agrupada

fruto alargado    Albion


ABONADO: Materia organica + 40 kg CAL + 25 Kg de NITROFOSKA STABIL 12-8-17+2

Besquema de bancalesANCALES: 1,2 m. de ancho, se cubre la tierra

con plástico negro con agujeros de 8 cm.

6 plantas por metro lineal de plastico

PLAmodo de plantar las fresasNTACION: Entre Noviembre y Marzo.

Las plantas, se ponen en dos filas , a 30 cm ,

las raíces no deben quedar dobladas.

Utilize una azadilla, o paleta para abrir el hueco en la tierra.

CUIDADOS: Regar a manguera, para lavar las hojas, y arrastrar petalos secos.

Elimine las malas hierbas y los estolones , así como los frutos podridos.

Debemos prevenir insectos, podredumbres , araña roja, etc .

Con los años, las plantas envejecen, disminuye la producción y el tamaño del fruto.

Es conveniente plantar de nuevo en otro lugar.

Para obtener plantas de fresa o frutales

 A AGRARIA Tlf 81 67 46 27

Alubias: Control del gorgojo (Acanthoscelides Obtectus)

La plaga del gorgojo constituye un serio problema mundial en todos los puntos donde se cultivan las diferentes variedades de alubia. Las fases más susceptibles del ataque del gorgojo son las de madurez fisiológica y comercial, de ahí la necesidad de recoger las habas lo antes posible una vez alcanzada la madurez.

La temperatura y la humedad influyen en la fecundidad de los granos almacenados. Si la humedad relativa es inferior al 55% la influencia de la temperatura es baja, pero la fecundidad aumenta con la humedad, siendo 25ºC y 90% de humedad relativa las condiciones más favorables para la semilla.

Por debajo de 7º C de temperatura no se desarrolla el embrión del gorgojo y si estas condiciones se prolongan, se provoca una fuerte mortalidad de los huevos. Las temperaturas elevadas también provocan la muerte de las larvas e impiden el desarrollo embrionario.

La presencia de insectos adultos en campos de cultivo en nuestra región se inicia cuando se alcanza la madurez fisiológica de las vainas, momento en que éstas adquieren un color blanquecino. El inicio de su ciclo reproductivo ocurre cuando las vainas están ya secas y se observa madurez comercial. En este momento los gorgojos perforan las vainas con su aparato bucal e introducen los huevos en la sutura ventral, normalmente sobre la semilla.

En los terrenos de cultivo, el control deberá efectuarse mediante la aplicación de tratamientos fitosanitarios, La aplicación de tratamientos en el campo no exime de la necesidad de tratar las semillas después de la recolección, pues aunque la semilla esté poco atacada por el gorgojo, la mínima presencia de semilla atacada deteriora el valor comercial de la cosecha y puede desencadenar la reinfestación en el almacén.

Después de la recolección se puede limitar el desarrollo del gorgojo mediante:

  • Envasado al vacío
  • Desinfección con piretrinas naturales
  • Congelación

El envasado al vacío puede alcanzar eficacias de eliminación del gorgojo del 100%. Conviene revisar los envases por si pierden el vacío, en caso de que esto ocurra habrá que reciclarlos.

La congelación del grano a -20 ºC durante 24 horas garantiza la desinfección siempre que la humedad de las semillas sea del 16-17 %. Si la humedad es ligeramente superior se logran eficacias satisfactorias aunque alguna larva aislada puede lograr el desarrollo embrionario.

La recolección de las vainas, el secado, desgranado, limpieza y congelación, debe hacerse pronto y con rapidez. Después de congelar el grano es conveniente secarlo, ya que las semillas exudan humedad que favorece el desarrollo de hongos.

Si donde se va a conservar o almacenar el grano puede producirse la reinfestación del gorgojo, conviene protegerlo mediante la aplicación de piretrinas naturales (1.5 kg/T de grano). La congelación del grano no tiene ningún efecto sobre la calidad culinaria ni sobre la germinación siempre que el periodo de congelación no sea prolongado.

 

Control biológico de las malas hierbas

El control biológico de las malas hierbas es una forma ecológica y habitualmente eficaz de luchar contra ellas. En algunas ocasiones es además muy contraproducente utilizar herbicidas, como es en el caso de superficies en desnivel y sujetas a escorrentías, pues la vegetación que sostiene las tierras con sus raíces, tras su eliminación dejará el terreno desnudo y a merced de la erosión, con el riesgo que ello conlleva de desplazamientos o corrimientos del terreno.

Algunos métodos de control biológico nacen de utilizar simplemente el conocimiento sobre el funcionamiento de los ciclos biológicos, y en general el sentido común. Por ejemplo, el método más simple y no menos eficaz que los controles químicos, es el de arar la tierra enterrando en ella las malas hierbas y semillas de plantas indeseables. La única precaución que debemos tener en este caso, es que el labrado demasiado profundo puede reducir la fertilidad del suelo. Por su parte, en el caso de pastos y céspedes se anula la proliferación de malas hierbas utilizando especies leguminosas, como el trébol, cuya superficie cobertora impide que las semillas de las hierbas indeseables puedan ejercer la fotosíntesis al quedar aisladas de la luz del sol; además, las leguminosas son plantas que enriquecen el suelo gracias a determinadas bacterias de sus raíces, capaces de fijar el nitrógeno atmosférico. Igualmente, se combaten eficazmente las malas hierbas manteniendo un manto de césped denso, y realizando el segado a una altura tal que las malas hierbas queden descabezadas antes de que consigan asentarse.

Otro método muy utilizado en jardinería es cubrir el suelo cultivado con plástico negro, con objeto de impedir que las semillas de las malas hierbas reciban luz y germinen, dejando las plantas que nos interesa cultivar asomando a través de huecos practicados en el plástico, o disponiendo el plástico lateralmente sobre las plantas a lo largo de caballones paralelos. Este sistema, además de un eficaz invernadero para las estaciones frías, evita que las heladas y escarchas endurezcan el suelo alrededor de las raíces, que reducirían su oxigenación.

 

Cobertura de plástico negro

La cobertura con plásticos negros es un método muy utilizado en jardinería para evitar la proliferación de las malas hierbas

Los acolchados también son métodos útiles para impedir la germinación de las malas hierbas, aunque más adecuado en jardinería que en agricultura. Consiste en cubrir la tierra alrededor de las plantas o arbolillos mediante cortezas trituradas de pino, serrín o gravillas. Tanto las malas hierbas gramíneas como las plantas de hoja ancha quedan muy limitadas en su crecimiento con este método; además, es una forma muy eficaz de preservar la humedad del suelo y evitar su evaporación.

Control biológico del pulgón

El daño producido por los pulgones no solo se produce porque estos chupan la savia de las plantas, sino que además producen un líquido azucarado que tapona los estomas de las plantas favoreciendo el crecimiento de ciertos hongos. Los pulgones transmiten diversas enfermedades producidas por virus, incluido el BYDV. Una baja concentración de nitrógeno en el suelo y la mayor actividad de depredadores y parasitoides naturales como mariquitas, sírfidos, himenópteros, escarabajos y arañas bajan la incidencia de ataques importantes de pulgones en cereales y leguminosas de grano.

Ciertas esporas de hongos también desempeñan un papel importante. Permanecen en latencia en el suelo hasta que las condiciones climáticas le sean favorables, infectando entonces por simple contacto a los pulgones que están de paso. Las hifas de los hongos se abren camino hacia el interior del pulgón, que permanecerá activo durante algunos días antes de morir. El pulgón muerto se vuelve de color pálido y permanece sujeto a la hoja durante algún tiempo. Cuando la temperatura y la humedad son adecuadas, el pulgón explota,enviando al aire numerosas esporas grises.

Los pulgones son atacados poruna gran cantidad de enemigos naturales, sobreviven gracias a su elevado número y a que se reproducen en forma prolífica. Tienen la característica que pueden reproducirse sin la colaboración de otro pulgón. Un solo individuo es capaz de producir varias copias idénticas de si mismo en un día, nacidas vivas y listas para empezar a alimentarse. En cambio sus enemigos no tienen la capacidad de reproducirse de esta forma, lo que implica un retraso importante en el control de la plaga dando ventaja a los pulgones, dado que en este tiempo el daño ya puede estar hecho.

El utilizar algunas variedades de plantas parcialmente resistentes al ataque de pulgones ayuda a reducir su índice de crecimiento, dando la posibilidad a sus enemigos naturales para que mantengan las poblaciones por debajo del umbral del perjuicio económico.

Otro aspecto importante de usar variedades resistentes es que obliga a los pulgones a buscar huéspedes vulnerables en otro lugar, entrando en contacto con depredadores activos del suelo cuando se desplazan por éste.

Algunos métodos de control

En algunos cultivos hortícolas se ha probado espolvorear con polvo de roca para inhibir la alimentación de los pulgones.

Empleo de extracto de ortiga y de silicato de sodio para estimular la resistencia de la planta. Aunque no han demostrado una efectividad cien por ciento.

Pulverizaciones con jabón blando de potasa. Plaguicidas naturales de amplio espectro como la cuassia , el pelitre y la rotenona, deben ser utilizados con precaución para no causar daño a los insectos benéficos.

Influencia de la luna en las plantas

Los campesinos de antes regulaban las siembras  siguiendo las fases de la luna.

Hoy la agricultura orgánica reconoce la influencia ejercida por la luna sobre los cultivos.

La luna obra por dos mecanismos. En primer lugar; por su luz, que si bien no es suficiente como para producir fotosíntesis, resulta suficientemente activa para influir en los mecanismos fotoperiódicos, que inciden sobre la floración. Los rayos lunares serían así, más penetrantes que los del sol, y llegarían hasta la semilla sembrada.

En segundo término, el embrión sentiría la atracción y movilización de sus líquidos internos. Al respecto se argumenta que del mismo modo que la luna ejerce su influencia (en conjugación con el sol) sobre las mareas, actúa también sobre los líquidos que integran todo tejido vivo.

Luna Nueva:

Buena para cortar  leña, plantar lechuga,  y hortalizas.
Es buen momento para dar vuelta la tierra,  morirán  los insectos .

Luna Creciente:

Buena para sembrar o plantar, plantas de rápido desarrollo. Ideal para plantas donde se aproveche las hojas y los tallos, retrasa flores y frutos.
Buena para realizar injertos y podar, las heridas cicatrizan mejor.

Luna Llena:

Esta fase lunar, estimula la proliferación de microorganismos, no podar, pero sí sirve para preparar mantillo. Adecuada para plantar vegetales donde aprovecharemos las raíces y bulbos. Las cosechas de esta luna se conservan mejor.

Luna Menguante:

Esta fase retarda el desarrollo vegetativo, con lo cual da mayor cantidad de
granos. Ideal para sembrar y plantar vegetales de los cuales aprovecharemos las
flores, frutos y semillas. Todo lo podado en esta fase crecerá lentamente.